STC

12 de enero de 2011

El Secdleto de la Tlompeta es...

¿Mala? No. ¿Muy mala? No, tampoco. Lo que sigue. Peor. Peor imposible.

Y no me refiero al magnífico corto de “El Secdleto de la Tlompeta” de Javier Fesser, que por cierto acabo de encontrar que se puede ver en Google videos completo y por la patilla... No, no, hablo de "Balada Triste de Trompeta", la película de Alex de la Iglesia que acabo de enterarme está nominada para nada más y nada menos que QUINCE (uno-cinco) Goyas.

Hace unas semanas, alentado por la buena acogida de la crítica y los festivales, nos fuimos unos amigos a verla. Tres compañeros que nos podemos calificar de cinéfilos. Casi cinéfagos. Además que nos gusta lo más variado, desde el que se emociona con Amelie, pasando por el que te nombra de corrido a los personajes secundarios de El Señor de los Anillos "Las dos Torres". Tres tipos hechos y derechos que, entre otras cosas, creen que Tarantino es lo mejor que se ha inventado desde la crema pastelera. Osea que sabíamos a lo que íbamos.

Pues bueno, media hora en la peli - en un cine desierto, todo hay que decirlo - nos quedamos mirándonos en la penumbra mientras un "¿pero qué coño es esto?" se mascaba en el ambiente. No... no... no sé como expresarlo. No tiene trama, no tiene personajes, no tiene ni pies ni cabeza. Porque, oiga, se puede hacer cine que no tenga sentido, pero esto, además, no tiene ni puta gracia.

3 de enero de 2011

Como decía mi abuelo...

Lo que alimenta el pan...

o como lo dijo el torero al conocer a "Unamuno, el filósofo":

"es que tié que haber de tó"