STC

12 de enero de 2011

El Secdleto de la Tlompeta es...

¿Mala? No. ¿Muy mala? No, tampoco. Lo que sigue. Peor. Peor imposible.

Y no me refiero al magnífico corto de “El Secdleto de la Tlompeta” de Javier Fesser, que por cierto acabo de encontrar que se puede ver en Google videos completo y por la patilla... No, no, hablo de "Balada Triste de Trompeta", la película de Alex de la Iglesia que acabo de enterarme está nominada para nada más y nada menos que QUINCE (uno-cinco) Goyas.

Hace unas semanas, alentado por la buena acogida de la crítica y los festivales, nos fuimos unos amigos a verla. Tres compañeros que nos podemos calificar de cinéfilos. Casi cinéfagos. Además que nos gusta lo más variado, desde el que se emociona con Amelie, pasando por el que te nombra de corrido a los personajes secundarios de El Señor de los Anillos "Las dos Torres". Tres tipos hechos y derechos que, entre otras cosas, creen que Tarantino es lo mejor que se ha inventado desde la crema pastelera. Osea que sabíamos a lo que íbamos.

Pues bueno, media hora en la peli - en un cine desierto, todo hay que decirlo - nos quedamos mirándonos en la penumbra mientras un "¿pero qué coño es esto?" se mascaba en el ambiente. No... no... no sé como expresarlo. No tiene trama, no tiene personajes, no tiene ni pies ni cabeza. Porque, oiga, se puede hacer cine que no tenga sentido, pero esto, además, no tiene ni puta gracia.


Toda la peli es un capítulo de Plutón Verbenero que ha tomado esteroides. Y si ya esa serie saturaba tras 10 minutos, la pelicula de los payasos, ni te cuento. Hasta los mismos personajes son patéticos, incluyendo una Carolina Bang que buena está un rato, pero actuar, actuar, lo que se dice actuar, no tiene ni idea. Que parece que está leyendo un telepromt. Por cierto que la Srta  Bang-Bang no tiene ni página en la wikipedia, el link que he tenido que poner es de su página personal, un horror en flash que lo primero que dice es "Carolina Bang... Actriz"... y yo soy cura. Bueno, por lo menos dicen que es la razón por la cual el Álex ha perdido 20 kilos. Que triste que para ligar tenga que hacer estas cosas.

A lo que vamos. Que la peli no tiene ni pies ni cabeza. Pega más saltos que un conejo cocainómano. El tiempo bota y bota, pero a saltos para delante y para atrás y para los lados y para abajo y arriba. Parece que hay que tocar todos los "palos" de moda: se mezcla a Franco, el Valle de los Caídos, las fosas comunes de la Guerra Civil y a la religión como si hubieran seguido un check-list. Pero sin contenido ninguno, como si simplemente tuvieran que tocarlos todos en un caca-pedo-culo-pis de niño de la contracultura.

El resultado final da la impresión de que es el fruto de una fiesta de amiguetes que llegó a mayores. El Álex y el resto de la pandilla del Plutón ese se pillaron un pedo en casa de uno y se pusieron a soltar paridas de como hacer una peli. Sin ton ni son. Pero lo que en otro caso solo sería una anécdota... estos van y la mañana siguiente - en pleno resacón - le piden pasta al Menesterio de Cultura y al Ay-huntamiento de Valencia y lo perpetran. Y los nominan a 15 Goyas. 

Que nivel, marivel.

No es que no merezca la pena pagar la entrada. Es que no merece ni la electricidad que te consumiría bajarla por emule. Si tienes la necesidad imperiosa de tirar los eurípidos que costaría verla, pues dónalo a Payasos sin Fronteras. Que esos sí que tienen gracia.

2 comentarios:

  1. Ay, que agusto me he quedao.

    Por cierto, el corto de Javier Fresser es todavía mejor de lo que recordaba!

    ResponderEliminar
  2. Pues si, te has despachado a gusto. Que pena que tengas razon, ya entiendo al niño de Poltergeist con el miedo al payaso...

    ResponderEliminar