STC

15 de febrero de 2011

Señora Ministra, ya tiene su Ley. ¿Tendrá ahora huevos?

Señora Excelentísima Menestra de la Industria de la Cultura, enhorabuena, a estas alturas ya tendrá su ley homónima, la Ley Sinde: la ley de la censura previa.

Los grandes cineastas de este país ya pueden dormir tranquilos. Los millones y millones de espectadores potenciales de joyas del séptimo arte español del estilo de "La Daga de Rasputín" (2.4 sobre 10 en la IMDb) pronto inundarán las salas de cine - a siete euros la entrada - en vez de descargar masivamente esa perla del cine hispano (¿ein?). Ya no tendrán que vivir de la teta del estado, actores y directores. Ya no habrá películas con más subvencion que espectadores. Al fin.

Cantemos todos ¡Aleluya!: Los próceres de nuestra patria, los grandes partidos mayoritarios, se han puesto de acuerdo en una reedición de los Pactos de la Moncloa - si no lo cambia nadie - para defender el que es el más importante y grave problema de nuestro país: los derechos de autor. Otras vanalidades tan demodé, como el paro, la crisis o las pensiones tendrán que esperar mejores tiempos. O más atención de la embajada de los EEUU.

Al fin, un grupo de señores que no conocemos y que nombrará a dedo la Menestra de la Industria de la Cultura, de este y futuros desgobiernos, la famosa Sección Segunda (o SS, que clarito nos lo han dejado: ojo, es el dato real, así se llama "eso"...) podrá decir qué páginas merecen el destierro, la prohibición y el borrado. Por "contener vínculos a obras con derecho de autor y tener ánimo de lucro". Sin tutela judicial ni nada, las SS se bastan y sobran para decir qué se podrá ver y qué no en la nueva Internet de un 1984 orweliano.

Eso sí, para darle un barniz dorado al proceso de los Pactos de la Moncloa 2.0, ahora un juez tendrá que revisar si han puesto todos los acentos diacríticos o la "h" intercalada en "prohíbase"... pero nada más, no entrará en el contenido, sino en las formas. Las SS señalan, las SS prohiben. El juez... que no se meta.

Pues bueno, señora (o señorita, que ni lo sé ni me importa) Menestra de la Industria de la Cultura, ya tiene su ley de censura previa. Ahora, échele huevos y prohiba esto:


Por que esta ley es tan CHAPUZA, esta ley es tal DESPROPOSITO, que por querer proteger una "hindustria" que se hunde, hemos perdido el sentido de la proporción. Porque cualquier página, google incluido (pincha aquí y lo verás) tiene vínculos a obras protegidas. Porque internet se vincula a sí misma.

13 de febrero de 2011

9 de febrero de 2011

¿Todo el cine español es malo?

El otro día publiqué por aquí una pequeña reseña sobre la última de Álex de la Iglesia, "Balada triste de Trompeta", y parece que se me entendió que todo el cine español es malo o que todo el cine "absurdo" lo es.

Pues nada más lejos de la realidad.

Cierto es que el cine español es malo. Bastante malo. Bueno, ultimamente es realmente malo. Pero todavía tiene perlitas de originalidad. Pese a todas las subvenciones y a todos los chupópteros que viven de ello (el artículo del link no tiene desperdicio). Pese a "Balada triste de Trompeta" y pese a Carolina Bang (que sí, que es su apellido, creo que su madre es sueca o nosequé: por cierto me ha hecho caso y se ha puesto página en la wikipedia... dice que es "actriz"... y yo soy arzobispo, no te jode).

Y, por otra parte, el cine del absurdo tiene también sus perlitas. Y ¿sabeustedquecosas? Hay cine absurdo español de quitarse el sombrero: "Amanece, que no es poco".

7 de febrero de 2011

¿Qué sabe Google de ti? (I)

Mucho más de lo que te imaginas.

Probablemente sepa de tí más que tú mismo: ¿recuerdas qué talla de pantalones usas o la referencia de esas zapatillas que consultaste en El Corte Inglés? Pues probablemente Google sí: ¡porque guarda toda la información que le has consultado en cualquier momento! Y solo con tener una cuenta en Gmail (o cualquier otro servicio Google: Blogger, Picasa, YouTube...), no hace falta ni haber instalado la barra Google del firefox o explorer. Y además, redoble de tambores, sin que nunca te lo haya preguntado o tú no tengas ni puñetera idea de que lo hacía.

¿No te lo crees? Hagamos la prueba. Si tienes tu cuenta Gmail entra en ella. O en tu Picasa, o en tu Blogger... da igual. Luego, sin cerrar la sesión, entra en Google, tu buscador favorito (pincha aquí, te abrirá una ventana nueva). ¿Te has fijado arriba a la derecha? ¿Te das cuenta de que sabe quien eres?

Sigamos: depende de la configuración de tu ordenador o de la versión del explorador que utilices, pero pondrá algo como "Mi cuenta" o "Configurar". En el caso de arriba pone "Configuración de Cuenta Google" al pinchar en "Configuración". ¿Sabías que tenías una "cuenta google" por tener un picasa o un blog en blogger? Jeje, pues no se acaba ahí la cosa.

3 de febrero de 2011

¿Te geolocaliza Google Maps por las antenas de móvil sin que lo sepas?

O me he vuelto muy paranoico - que puede - o después de la última actualización de Google Maps a la versión 5.1, el susodicho porgramilla te puede geolocalizar (saber donde estás) con el GPS apagado y la wifi apagada... ¿triangulando con las antenas de móvil?



Con un error enorme, de 500m, pero te encuentra. Y no es la última posición geolocalizada, me he movido bastante con el móvil sin GPS o wifi antes de activar el Google Maps.

Hasta ahora se sabía que, sin el GPS, pero con la wifi activada, el móvil podía encontrar su posición "localiando" las wifis que recibía alrededor. Para eso los coches de Google se pasaron haciendo fotos y capturando wifis todo el verano pasado en Madrid.

Pero es que ahora ya no hace falta ni tener la wifi encendida. Y el margen de error (500 metros) sería compatible con una triangulación por antenas móviles cercanas... ¿otro paso más al "Gran Hermano"? Las aplicaciones son increíbles... pero ¿realmente no es un atentado a tu intimidad? Si tienes off el GPS puede ser porque no quieres que el móvil - y sus aplicaciones - sepan donde estas, ¿no? Pa-pa-pa-paronico... Sin pedir permiso al usuario o mejor dicho, pese a que el usuario no quiere, ala, ya te tienen controlado.

O a lo mejor la estoy flipando y mi Milestone también. ¿O no? ¿o sí? ¿o quién sabe? Haz tú mismo la prueba y me cuentas.

Don´t be evil, my friend.