STC

9 de febrero de 2012

Lecciones aprendidas

Si se te moja el móvil, es mala idea intentar secarlo metíéndolo en el microondas.

Vale, llevo toda la semana currando 12 horas seguidas y durmiendo 5. Y estaba hasta los mismisimos de que la pantalla siguiera haciendo toques "fantasma" por la humedad. Pero definitivamente no fue una buena idea. Y encima, meterlo encendido. Por mucho que fui rápido de reflejos y cuando dio el chispazo y olió a quemado paré el cacharro. Cinco segundos a 900 watt.

El móvil, sorpresivamente, ha sobrevivido. Daños colaterales:
  • Lo que dió el chispazo debió ser la antena wifi. Algo que está preparado para captar señales  no responde muy bien a las microondas. Ya no hay wifi.
  • El sensor de la cámara, kaput. Keine kamara.
  • La SIM tostada. Del todo
Ahora sí, la humedad se ha ido y la pantalla responde perfectamente. Ay, Jesusito de mi vida, Jesús, que vida llevo...

Ps: es un motorola milestone de dos añitos...